Comisión Nacional deReproducción Humana Asistida

Preguntas frecuentes sobre la inseminación artificial

¿Qué es la inseminación artificial?

La inseminación artificial es una técnica de reproducción humana asistida, que consiste en la introducción de espermatozoides, de una forma no natural, en el aparato reproductor de la mujer, con el objetivo de conseguir una gestación.

En España la reproducción humana asistida está regulada por la Ley 14/2006, de 26 de mayo, sobre técnicas de reproducción humana asistida. Dicha Ley recoge las técnicas de reproducción humana asistida autorizadas que reúnen las condiciones de acreditación científica y clínica, y son:

  1. Inseminación artificial.
  2. Fecundación in Vitro e inyección intracitoplásmica de espermatozoides y con transferencia de preembriones.
  3. Transferencia intratubárica de gametos.

¿Es una técnica segura?

La inseminación artificial, como cualquier otro procedimiento terapéutico, no está exenta de riesgos y de posibles complicaciones que pueden ser minimizados o incluso evitados siempre y cuando sea realizada por profesionales en centros autorizados para ello.

Todos los centros sanitarios, autorizados para llevar a cabo técnicas de reproducción humana asistida, tienen que disponer de la correspondiente autorización sanitaria de la comunidad autónoma, adecuada a la oferta asistencial que pretenda llevar a cabo, además de otras autorizaciones no sanitarias requeridas para la puesta en marcha del centro con actividad sanitaria..

Puede acceder a la información del listado de centros y servicios de reproducción humana asistida según su comunidad autónoma, para consultar la autorización de los mismos, en base a la oferta asistencial en la página Web de la Comisión Nacional de Reproducción Humana Asistida o en el Registro General de centros, servicios y establecimientos sanitarios Se abrirá en una ventana nueva del Ministerio de Sanidad Servicios Sociales e Igualdad.

¿Cuándo está indicado un tratamiento de inseminación artificial con semen de donante?

La inseminación artificial se realiza con espermatozoides procedentes de donante, previamente tratados en el laboratorio, en los siguientes casos:

  • Ante la hay ausencia completa de espermatozoides o una disminución severa del número o de la movilidad de los espermatozoides presentes en el semen.
  • Para evitar la trasmisión de ciertas alteraciones cromosómicas o genéticas.
  • Por riesgo de transmisión de otro tipo de patología, como infecciones.
  • Mujeres solas o sin pareja masculina.

La demanda de esta técnica, tanto por la mujer soltera o divorciada como con pareja homosexual, con deseo reproductivo se está incrementando en los últimos años.

¿Es la auto-inseminación una práctica legal y segura?

No.

La Ley 14/2006, de 26 de mayo, sobre técnicas de reproducción humana asistida establece en su Artículo 4.1 que la práctica de cualquiera de las técnicas de reproducción asistida, incluida la inseminación artificial, sólo se podrá llevar a cabo en centros o servicios sanitarios debidamente autorizados para ello por la autoridad sanitaria correspondiente.

Además la realización de esta práctica puede conllevar riesgos para la salud tanto de la posible gestante como de la futura descendencia.

¿Qué riesgos tiene para mi salud y la de mi futuro bebe la auto-inseminación?

De entre los riesgos más destacados que conlleva la auto-inseminación artificial con una muestra de semen de origen incierto, se incluye la posibilidad de transmisión de alteraciones genéticas y cromosómicas a la descendencia, que pueden derivar en la generación de nacidos que sean sujeto de malformaciones o enfermedades congénitas, o sean portadores de las mismas. Así como la posibilidad de trasmisión de enfermedades infecciosas o de otra naturaleza, tanto a la futura gestante como a la descendencia.

Además de otros riesgos asociados a este procedimiento terapéutico como:

  1. Embarazo múltiple. Las gestaciones múltiples, incluidas las dobles, son poco deseables debido a las complicaciones materno-fetales que generan.
  2. Síndrome de hiperestimulación ovárica. Puede precisar hospitalización y tratamiento médico-quirúrgico y sólo excepcionalmente se hace aconsejable la interrupción del embarazo.

    Es una complicación iatrogénica que puede amenazar la vida de las pacientes sometidas a tratamientos de estimulación ovárica. La incidencia del síndrome varía entre 0,6% y 10%.

  3. Embarazo ectópico. Consiste en la implantación del embrión fuera del útero, habitualmente en las trompas.
  4. Infección del aparato genital de la mujer. En casos extremos, esta complicación puede llegar a comprometer la futura fertilidad de la mujer.
  5. Torsión ovárica. Se manifiesta por un cuadro agudo de dolor pélvico y cuyo tratamiento puede ser quirúrgico.

¿Qué enfermedades infecciosas puedo trasmitir a mi bebe con la práctica de la auto-inseminación?

Cualquier enfermedad infecciosas transmisibles a través del semen, entre las que se encuentran, además de otras, las provocadas por los virus del SIDA, la hepatitis C y otras enfermedades víricas emergentes, como el Zika.

Aunque la mayoría de las mujeres embarazadas que han tenido Zika dan a luz a bebes sanos, se está estudiando la asociación entre malformaciones neurológicas en recién nacidos, y en particular de microcefalia (perímetro cefálico al nacimiento menor de lo normal), y una infección de la madre por virus Zika durante el embarazo.

¿Qué conllevan los tratamientos de estimulación ovárica sin la prescripción y el control médico adecuados?

La inseminación artificial se puede llevar a cabo durante el ciclo natural, o después de un proceso de estimulación ovárica. La estimulación de los ovarios es habitual en la práctica de la inseminación artificial por las clínicas autorizadas de reproducción asistida, y se realiza mediante el uso de fármacos cuya acción es similar a la de ciertas hormonas producidas por la mujer.

Entre los efectos secundarios no deseables de la estimulación ovárica no controlada se encuentra la ovulación de dos o más ovocitos (ovulación múltiple), que puede tener como consecuencia gestaciones múltiples e incluso múltiples de alto grado.

En el curso de la estimulación ovárica se deben realizar controles ecográficos y en ocasiones hormonales (análisis sanguíneos), para medir la respuesta ovárica. Cuando se detecta un número de folículos mayor del deseado, se llevara a la cancelación de la estimulación como única forma de prevenir la aparición de un embarazo múltiple.

¿Cómo puedo evitar los riesgos relacionados con la auto-inseminación?

Estos riesgos se pueden evitar con la práctica de análisis previos adecuados del semen y de la futura gestante, cuya realización por los centros autorizados de reproducción asistida es obligada para la aplicación de estas técnicas, conforme a las normas que regulan las condiciones de los donantes.

¿Qué es un banco de semen?

Los centros de reproducción humana asistida autorizados para seleccionar y evaluar donantes de semen se denominan bancos de semen, y son los que facilitaran el semen a los centros autorizados para realizar la inseminación artificial.

El día indicado para la inseminación, la muestra seminal procedente del banco se procesará con el fin de seleccionar los espermatozoides de mejor calidad.

Posteriormente, se realiza la introducción de dichos espermatozoides en el interior del útero mediante un catéter fino y flexible; este procedimiento es indoloro y no requiere anestesia ni hospitalización.

¿Qué estudios realizan a los donantes en los bancos de semen?

Previamente a la aceptación de un donante por un banco de semen se realiza un estudio dirigido, entre otras, a:

  • Detectar posibles enfermedades genéticas o cromosómicas en sus parientes próximos y en él mismo y,
  • Detectar posible infección transmisible por el semen.

Los donantes se someten a un reconocimiento médico, que comprende un examen físico y psicológico en el que se realizarán los estudios previstos en la normativa vigente actual que, en todo caso y como mínimo, incluyen pruebas orientadas a detectar enfermedades infecciosas, como las producidas por los virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH); Hepatitis B y C; Citomegalovirus; Rubeola; Herpes virus o Papilomavirus; Sífilis; Toxoplasmosis e Infección por Chlamydia trachomatis.

De forma complementaria, además de las pruebas que se exigen en la normativa actual, por razones de salud pública se llevarían a cabo aquellas pruebas que se aconsejen para garantizar la seguridad de las receptoras del semen.

Además, del estudio de enfermedades genéticas tales como Fibrosis Quística, Atrofia muscular espinal (AME), Hipoacusia (alteración DFNB1) o X frágil (obligatorio en donantes de óvulos).

¿Por qué es importante que las muestras de semen procedan de bancos autorizados y la técnica se realice en centros autorizados?

La práctica de las técnicas de reproducción asistida por las clínicas españolas o extranjeras debidamente autorizadas, está sometida a diferentes controles, entre los que se incluyen el seguimiento de las gestaciones conseguidas que, asociado al sistema de trazabilidad obligatorio para todas las donaciones, permite en un momento dado retirar las muestras de los donantes causantes de cualquiera de los riesgos ya mencionados. Se evitan así, futuros bebes nacidos del mismo donante que ya hayan dado lugar a la aparición de determinadas enfermedades o malformaciones congénitas.

© Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad